*Elecciones Regionales*

Diferentes aspectos se mueven en el escenario de la crisis política e institucional que vive la república. Ahondar sobre la situación económica y los nuevos mecanismos de control social que el gobierno está manejando, a través del nuevo apartheid excluyente y fascista es ya conocido por todos. El llamado Carnet de la Patria, otra muestra del desprecio y de la constante violación a los derechos humanos de la población que el Estado Venezolano conducido por la élite militar cívico que encabeza Maduro refleja de nuevo la incapacidad del gobierno en atender con sensatez la crisis de hambre que tenemos.

Se presenta de la misma manera un asalto a la Asamblea Nacional, al Poder Legislativo que es junto al Ejecutivo el poder de mayor legitimidad existente en el complejo poder público venezolano. Utilizando el brazo del inconstitucional TSJ, la élite militar y sus socios civiles pretenden dar un zarpazo a lo que queda de Constitución y crear de esa manera un Estado donde no exista la norma y donde el imperio de los hombres se imponga ante el imperio de la ley, resultado una sociedad decadente en caos total.

Ante esta realidad que implica la desaparición de los preceptos elementales de convivencia civilizada y democrática ante un grupo minoritario aferrado al poder sin importarles el sufrimiento del pueblo, se impone organizar y consolidar esa enorme nueva mayoría que exige cambio y trasformación. Los factores democráticos están obligados en la actual etapa de la conflictividad política nacional a plantearse los escenarios donde sea posible derrotar las intenciones totalitarias del régimen.

Hoy todos propios y extraños reconocen, así lo dijimos en su momento sin mayor audiencia, que era improcedente dejar solo la salida a la crisis al referéndum revocatorio, era fundamental, que paralelamente a la propuesta refrendaría se abordara el cronograma electoral de las elecciones regionales pues era lo que estaba inmediatamente planteado. Los gobernadores y legisladores regionales tienen su periodo vencido. La lucha por defender la constitución y derrotar a Maduro pasa por el rescate del instrumento del voto como elemento determinante en la toma de decisiones de la mayoría. Solo quienes no tienen pueblo, como el caso del Psuv y su gobierno totalitario niega las elecciones porque desconocen la Carta Magna.

Ante la dantesca situación económica que padecemos los venezolanos por culpa de las erráticas políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro, ante el drama de la inminente inseguridad, el hambre, la miseria de buscar comida entre la basura a la que muchos venezolanos están sometidos, de la misma manera el grave problema de la violación a la Constitución y el deterioro de sus instituciones, se impone la organización y la participación para derrotar constitucional y pacíficamente a los causantes de tanto mal. En nuestro caso como organización política el MPV sustentado en el criterio descentralizador y federativo, ofrece a la región trujillana una visión compartida para construir un camino que de espacios para la lucha social y la búsqueda de un verdadero desarrollo armónico para todos. La lucha es por hacer respetar el texto constitucional, es por elegir nuestros gobernadores y legisladores regionales, es afincar la nueva mayoría en el rescate institucional.

La fuerza de Trujillo propone el liderazgo de Marcos Montilla para derrotar la incapacidad de Rangel Silva quien ha sido el peor gobernador de la historia regional, y aumentar de esa manera la capacidad de gestión para derrotar al peor presidente de la historia republicana que ya es hasta imposible nombrarlo por razones de salubridad. La tarea es conquistar y ganar las elecciones regionales.

@LeoMontilla


Por:

Create Account



Log In Your Account